BH2C

El Corredor Vasco del Hidrógeno nace con el objetivo de crear un ecosistema del hidrógeno, con base en Euskadi, que permita avanzar en la descarbonización de los sectores energético, industrial, residencial y de movilidad, como quedó puesto de manifiesto en su presentación pública el 22 de febrero. Se trata de una iniciativa que alumbran Petronor y Repsol, acompañados en su génesis por 8 instituciones, 12 centros de conocimiento y asociaciones empresariales y 58 empresas, hasta sumar 78 organizaciones con plena capacidad para hacerla realidad a través de decenas de proyectos de toda la cadena de valor.

El proyecto parte de la decisión estratégica de Repsol de invertir en Euskadi para seguir avanzando en la transición energética con la vista puesta en su objetivo de ser una compañía cero emisiones netas en el año 2050. En ese contexto, Petronor ha apostado por convertir a Euskadi en un hub del hidrógeno, como unos de los puntales con los que transitar hacia una economía productiva verde.

La vocación de ser una palanca para transformar el tejido productivo y conseguir mantener el peso de la industria en la economía vasca está presente en todos y cada uno de los pasos que se están dando. El proyecto aúna las dimensiones económica, social, tecnológica y medioambiental, entre otras, gracias a una inversión de más de 1.300 millones de euros hasta 2026, generando más de 1.340 puestos de trabajo directos y 6.700 indirectos.

Todo ello se traducirá en la producción de 20.000 toneladas anuales de hidrógeno renovable que evitarán la emisión en ese periodo de 1,5 millones de toneladas de CO2, poniendo el foco durante estos primeros años en el desarrollo de la producción de hidrógeno renovable, y de las infraestructuras y aplicaciones necesarias para el despliegue de un Corredor que marcará un antes y un después en la transición energética vasca.

Misión y objetivo

Crear un ecosistema del hidrógeno en el País Vasco qué en base a proyectos y acciones concretas, con una estrategia de colaboración público-privada, permita avanzar en la descarbonización de los sectores de la energía, movilidad, y distintos sectores industriales.

Un proyecto clave para la reactivación económica del territorio a través del desarrollo de la cadena tecno-industrial del hidrógeno.